¿CÓMO SOMOS LOS GALLEGOS? DEPENDE

¿CÓMO SOMOS LOS GALLEGOS? DEPENDE. DEPENDE

Editorial:
LIIBRERÍA ARENAS
Año de edición:
ISBN:
978-84-95100-72-6
Páginas:
128
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
En stock

Descuento:

-5%

Antes:

13,50 €

Despues:

12,83 €
Comprar



Manuel Guisande es el autor de un estudio sociológico titulado ¿Cómo somos los gallegos? Depende que, a mí me ha hecho mucha gracia, no porque yo sea gallega, que no nací en esa bendita tierra, pero sí lo ha hecho toda mi familia y pudiera ser que “de casta le viene al galgo”.

Manuel Guisande es un periodista gallego de larga trayectoria que estudió Derecho en Santiago y ha recibido varios premios, entre ellos el Fernando Arenas Quintela 2017, de Literatura y Ensayo, por esta misma obra.

La obra consta de cincuenta y siete artículos , s. e. u. o., y dice en el capítulo titulado Algunas apreciaciones, por si las moscas que “En ¿Cómo somos los gallegos? Depende me río de nosotros mismos, pero nunca con maldad por tres razones, una porque no es mi estilo; dos, porque no me gusta molestar; y tres, porque si cada gallego se mosquea, la toma conmigo y todos contra mí en plan liorta, neniño, lo tengo claro.” Y añade: “Este libro, por tanto, está escrito desde el conocimiento de los gallegos auténticos que viven en aldeas y pequeños pueblos que no pasan de los dos mil habitantes porque es en estos lugares donde está la idiosincrasia gallega, la esencia.”

Según Manuel Guisande, el gallego es el precursor de los griegos en cuanto a su filosofía. Para el gallego hay un algo fundamental: que con una simple frase abre innumerables vías al conocimiento, al saber, acercando al ser humano a límites interplanetarios y coexistenciales. Y esa frase en ¿E por qué?

“Al gallego auténtico lo que le encanta es comer. Si en vez de un plato son siete o diez, mejor. El asunto es comer, comer y comer”. Esto debe ser verdad porque lo he vivido yo en las bodas, bodas de cinco platos. Es más a algunos casos de obesidad, allí le llaman “salud”. Eso es salud.

“Antes de que se inventara el ordenador ya estaba el cerebro del gallego, pero eso nadie lo sabe y, la verdad, es difícil demostrarlo, pero John Atanasoff, comparado con cualquier paisano de Galicia
fue un aprendiz.” Viene a decir con esto que el gallego cuando habla contigo, no charla sino que analiza, te escruta y, al final, sin decir nada o casi nada, sabe más de ti que tu madre.

¿Es bueno el gallego? Eso no hay que preguntarlo. Guisande opina que el gallego es un buenazo. “No digo yo que no haya alguno atravesado. (…) Es cierto que es desconfiado, quizás por eso porque no se fía, te analiza tanto, se fija en tantas cosas de las que dices y haces que, después, como en ese ordenador que tiene en la cabeza le diga que eres de fiar. Lo has ganado para toda la vida.”

Una de las tradiciones de Galicia es la matanza. Los gallegos disfrutan con ella, aun que no sé si por el hecho en sí, que es una fiesta en toda la aldea, o porque piensan que van a comer un cerdiño, ahí donde la ves de bajito, pesa unos cien kilos, que los pones en filetes y te da para varios años.

Finalmente, “saber cómo somos los gallegos es complicado, más fáciles conocer cómo se construyeron las pirámides de Egipto o qué significan las líneas de Nazca.”

Y hasta aquí puedo leer… Ustedes, sin embargo , pueden comprar el libro y leerlo entero.

Forneas & Forneas.com

Otros libros del autor