LA SEDE DEL CENTRO SUPERIOR DE ESTUDIOS DE LA DEFENSA NACIONAL

LA SEDE DEL CENTRO SUPERIOR DE ESTUDIOS DE LA DEFENSA NACIONAL. LA VIDA DE UN EDIFICIO

Editorial:
MINISTERIO DE DEFENSA
Año de edición:
Materia
TECNOLOGÍA Y AGRICULTURA
ISBN:
978-84-9781-754-7
Páginas:
202
Encuadernación:
perfect
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana

25,00 €
Comprar


Sinopsis

La sede actual del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) es un significativo edificio que tiene un notable interés, tanto desde el punto de vista histórico como arquitectónico. Está situado en la amplia manzana del Ensanche de la ciudad de Madrid delimitada por el paseo de la Castellana, las calles de Bretón de los Herreros y de Zurbano y la plaza de San Juan de la Cruz, frente a lo que fue el Cerro del Viento, el lugar que el poeta y premio Nobel de Literatura Juan Ramón Jiménez bautizó como Colina de los Chopos en los llamados Altos del Hipódromo.

El edificio debe su traza al arquitecto Ricardo Velázquez Bosco (1843-1923), que lo proyectó para Colegio Nacional de Sordomudos y Ciegos a finales del siglo XIX. Constituye un extraordinario ejemplo de la mejor arquitectura ecléctica madrileña, que aún hoy, más de un siglo después de su construcción, juega un representativo papel en la escena urbana de la principal arteria de la capital.

Sin embargo, la historia de la construcción del edificio no empieza con el proyecto de Ricardo Velázquez Bosco, sino con un momento y una situación anterior, sobre la que es obligado detenerse para conocer la génesis del edificio y su trascendencia histórica. El solar donde hoy se sitúa la sede del CESEDEN había sido adquirido por la Institución Libre de Enseñanza con el propósito de construir en él su sede definitiva en Madrid, según quedó aprobado en 1880 en la Junta General de Accionistas de la entidad, después de un periplo por diferentes locales provisionales que había comenzado en 1876, el mismo año de su fundación por un grupo de intelectuales liderados por el catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Central Francisco Giner de los Ríos.

Desde ese momento quedaron definidos los usos docentes y pedagógicos de la parcela, que se han mantenido hasta la actualidad, a pesar de los diferentes cambios de propiedad y destino del edificio que la ocupa, configurando, junto con las principales edificaciones de esta área de Madrid, en las que se encuentran algunas de las instituciones más representativas del Estado, un singular enclave de la geografía de la ciudad dotado de una activa cualidad de centralidad urbana.