SEGUNDO TOMO DEL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA

SEGUNDO TOMO DEL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA

Editorial:
FUNDACIÓN JOSÉ ANTONIO DE CASTRO
Año de edición:
ISBN:
978-84-96452-34-3
Páginas:
428
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
Disponible en 5 días

45,00 €
Comprar



Obras incluidas
Segundo Tomo del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha
Sinopsis
Aunque en su época cayó pronto en el olvido, se trata de la falsificación más importante de la historia de la literatura. El propio Cervantes leyó esta obra con atención y por ello modificó algunas escenas de la segunda parte del Quijote original mientras la escribía. El interés de la crítica actual por esta obra no radica en sus valores literarios, sino en el enigma aún no resuelto de su autoría. Lo más destacado es la manipulación de los personajes cervantinos, cuya popularidad aprovecha para trasformarlos en estereotipos planos. Avellaneda anula el humor crítico de Cervantes y utiliza el género literario de la obra original para alterar su discurso, por considerarlo peligroso, crítico con el orden social y político establecido, con la intención de reconducirlo hacia claves más acordes con el catolicismo del momento. Con todo ello, pretende mostrar una visión del mundo barroco y una religiosidad contrarreformista que impregna este falso Quijote.
Sobre el autor
Detrás de Avellaneda, que nunca desveló su identidad, se esconde, probablemente, un envidioso competidor, como el propio Cervantes afirma en la dedicatoria de sus Comedias: alguien que “quiso ser él y no acertó a serlo”. Como se explica en el prólogo de este volumen, se ha especulado mucho sobre la autoría de esta obra apócrifa y sobre la fecha de su redacción, que se sitúa entre 1605 y 1614. A falta de documentos sobre el autor, los datos más seguros se extraen del propio texto: sin duda se trata de un hombre culto, buen latinista, que conoce la literatura del momento como un profesional, y alardea de su erudición con numerosas referencias literarias. Muestra su oficio como escritor a través de sus conocimientos del castellano y de las costumbres cortesanas de su tiempo, ya que frecuenta los centros de poder y comparte su valores. Sus conocimientos teológicos han hecho pensar a la crítica que se trataba de un eclesiástico dominico.

Otros libros del autor