DIARIO INTIMO DE UN PILOTO DE CAZA EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA

DIARIO INTIMO DE UN PILOTO DE CAZA EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA AVIACION

Editorial:
DARIO ACUÑA LAGOS
Año de edición:
Materia
HISTORIA MILITAR
ISBN:
978-92-0-040273-9
Encuadernación:
CARTONÉ
Disponibilidad:
Disponible en 5 días

20,00 €
Comprar

un testimonio sincero
El diario íntimo de un piloto gallego en la Guerra Civil
El médico Darío Acuña publica una pieza literaria única // El doctor escribió este texto en 1936 cuando servía en el frente con un avión Fiat // El libro muesta fotografías inéditas y rutas aéreas de la cruel contienda
24.09.2006
A- A+

El piloto de caza Darío Acuña Lagos presenta el miércoles, a las 20 horas en la Sala de Sargadelos , su obra más personal, Diario íntimo de un piloto de caza en la guerra civil española.

Este libro es una pieza literaria única porque se empezó a fraguar en 1936 y todos sus capítulos se escribieron a pie de batalla: "Hace dos años, poniendo en orden mi biblioteca, me encontré con una carpeta. Dentro estaban todos estos papeles. Ya los había olvidado, pero aquellas cuartillas las había escrito, día a día, cuando estaba en el frente", explica Darío, un médico psiquiatra de 91 años que todavía disfruta conduciendo su Ford Escort.

Darío asegura que "no he corregido nada del texto". Gracias a ello, el lector puede tener en sus manos el relato espontáneo de un joven de 21 años que llegó a ser teniente, aparte de encontrar un referente histórico y sincero de aquella época. La edición de la obra incluye interesantes fotografias de la Escuadra de Morato, la más destacada del Ejército Nacional, y regala a sus lectores auténticos mapas de las rutas aéreas de batallas, como la del Ebro, en la que se enfrentaron en el aire más de cien aeronaves.

Darío Acuña recibió la medalla militar colectiva por su saber hacer en la contienda. Era un buen piloto, uno de los pocos capaces de hacer el looping al revés. Es decir, con la aeronave panza arriba. También pilotó el avión de los republicanos, el Rata, "un aparato muy rápido, pero para meter el tren de aterrizaje había que darle 47 vueltas a una manivela", recuerda.

Todos estos detalles recobran vida en su libro. "Narro la parte de la guerra, pero también cuento todo lo que me pasó, a las mujeres que conocí...", y "nunca me cansaré de repetir lo hermoso que es dominar la tierra desde el espacio sin cansarse uno de pilotar", comenta este hombre, que no se olvida, tampoco, de recordar a los amigos y compañeros que han fallecido.

De hecho, este diario está dedicado a Ana María Castroviejo, su mujer, a todos los pilotos de caza que lucharon por sus ideales, y a García Morato, que murió en accidente aéreo cuando hacía acrobacias para una película.

Diario íntimo de un piloto de Caza en la Guerra Civil Española revela todos los detalles de la vida de un soldado que tiene que combatir desde un avión pero, sobre todo, es una confesión de amor "a esa "mujercita de ojos oscuros". No faltan, tampoco, los pasajes en los que el escenario es Compostela: "Paseamos por las calles de Santiago, anduvimos por la calle de la Catedral y allí nos despedimos..."

El Rey. Darío Acuña, en la imagen, le ha enviado un ejemplar de su libro a cinco personas muy destacadas. El primero de ellos es el Rey, don Juan Carlos I. También recibieron esta obra el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el presidente del PP, Mariano Rajoy; el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez. Darío Acuña se costeó la publicación de este histórico diario.

Gallego


Vista, suerte y al toro. En la primavera de 2004, Acuña revisa su biblioteca, compuesta por unos tres mil volúmenes, y se encuentra con una carpeta que ya había olvidado. Dentro había un diario de la Guerra Civil, "de cuando estuve como piloto de caza ". Contiene más de 100 cuartillas escritas a lápiz y con pluma. Las cuartillas están timbradas con el emblema del Grupo de caza 3-G-3: "Vista, suerte y al toro".


Los pasos. Acuña, a la derecha en la imagen, fue admitido como aprendiz de piloto en Sevilla. Se formó en las escuelas de Badajoz y Jerez de la Frontera. Voló con aviones de todos los modelos, como el Braguet o el Havilland, y el 6 de abril de 1938 consiguió el título de Piloto de Aeroplano de Guerra. Tras entrenarse en el pilotaje de los Fiat en la Escuela de Gallur, fue destinado al Grupo 3-G-3, al que corresponde la fotografía.