EUGENIO R. SERRANO DE CASANOVA

EUGENIO R. SERRANO DE CASANOVA. UN NEDENSE UNIVERSAL NEDA FERROL

Editorial:
CONCELLO DE NEDA AYUNTAMIENTO DE NEDA
Año de edición:
ISBN:
978-84-606-5154-3
Páginas:
214
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
En stock

15,00 €
Comprar

HOMENAJE Un panteón en Montjuich para Serrano de Casanova

El gallego que promovió la Expo de 1888 dejará simbólicamente la fosa común en que está enterrado

Alfonso Andrade
redacción/la voz.
23/11/2010

Valoración (2 votos)

Barcelona considera que su Exposición Universal de 1888 marca el despegue del modernismo y el diseño actual de la urbe. A su amparo nacieron el parque de la Ciudadela -que acogió aquella muestra-, la plaza de Cataluña o el monumento a Colón. Y todo ello tuvo un impulsor gallego, Eugenio Serrano de Casanova (Neda, 1841-Barcelona, 1920), que fue el promotor de la cita histórica hasta que los políticos de la época lo echaron a la cuneta después de quedarse con su proyecto cuando ya era una realidad.

Ahora, la metrópoli catalana está volcada en la recuperación de su memoria. Con tal motivo, el Centro Gallego de la urbe acogerá esta tarde (20 horas) la presentación en Cataluña de dos obras: Serrano de Casanova, un nedense universal , editado por el Concello de Neda, y Serrano i l'Exposició Universal de Barcelona de 1888, editado por el Archivo Histórico de la ciudad de Barcelona. Son sus autores Juan Prados Tizón (Mugardos) y Jaume Rodón Lluís (Barcelona).

La reparación del legado de Serrano va más allá. El gallego fue enterrado en un nicho del cementerio de Montjuich, pero con el tiempo, el desconocido que pagaba aquel nicho dejó de hacerlo, pasando Serrano a una fosa común. Indignada por este hecho, Monserrat Rius, cabeza visible de la Fundació Rius i Virgili, entidad que fomenta la ciencia y las artes, se puso en contacto con los autores para ofrecer el panteón que posee en Montjuich y que pretende dedicar a grandes personalidades que han caído en el olvido.

«Montserrat Rius nos llamó, indignada, para ofrecer su panteón -explica Prados-. Quería trasladar allí los restos, pero en Montjuich nos dijeron que era muy complicado por la presencia de otras personas en la fosa común».

Ante este contratiempo, se optó por una solución simbólica. «Acordamos que en la próxima festividad de Todos los Santos se colocará una placa en el panteón para honrar su recuerdo. Ya hemos encargado la placa -prosigue el escritor- para que pueda ser recordado en el mausoleo aunque sus restos no estén allí físicamente».