FERROLTERRA E AS ORQUESTRAS DE BAILE 1930-2010

FERROLTERRA E AS ORQUESTRAS DE BAILE 1930-2010. ORQUESTAS DE BAILE 1930-2010

Editorial:
FERROLANALISIS FERROL ANÁLISIS
Año de edición:
ISBN:
978-92-0-024509-1
Encuadernación:
hardcover
Colección:
CADERNO
Disponibilidad:
En stock

Descuento:

-5%

Antes:

15,00 €

Despues:

14,25 €
Comprar

En la biblia de las orquestas locales, “Ferrolterra e as orquestras de baile (1930-2010)”, de Germán Castro y Juan Díaz, dan buena cuenta de varias de las formaciones musicales por las que pasó el nedense Carlos Hermida Vilela, ya para siempre Carlos Romano. Este veterano vocalista, que en abril cumplirá 68 años, ha visto revivir una afición que estuvo dormida casi tres décadas y cuyo pasado y presente compara.



¿Cuándo debutó usted y en que formaciones cantó?

Comencé en el programa “Camino a la fama” en el Rena en el año 1963, con Carmela Sánchez y los Teddy Boys. Al año siguiente ya era vocalista de la orquestina Atlantic, de Pontedeume, donde me lo pasé muy bien, y luego vendrían Bellas Farto, Los Caminantes y Los Imperiales.



¿Qué recuerda de aquellos años 60 y 70 en Ferrol y la comarca?

Mucha actividad y amistad entre los músicos. Recuerdo un montón de locales imborrables, como el Perla de Perlío, el Rosaleda de Xuvia, el Tres de Oros de Cedeira, el Robles de Valdoviño, el Galicia de Sillobre... cada época tiene su estilo, pero aquella era fantástica, con aquellas fiestas donde interpretábamos boleros, rancheras, pasodobles, valses, etc. Había orquestas muy buenas, como Los Satélites, Sintonía de Vigo, López Malde... y una sana rivalidad.



¿Por qué lo dejó?

En el 73 comencé a trabajar en una empresa de administrador, ya estaba casado y la música pasó a un segundo plano. Tampoco me tenía por tan bueno, así que lo de ser profesional se lo dejé a otros.



¿Y por qué regresa tantos años después?

En realidad nunca dejé de cantar, pero no sobre un escenario. Hace unos años me ofrecieron cantar en la coral Amistad de O Couto y me apeteció. Ahora también estoy en la coral San Pablo. Antes yo era solista y ahora hay que empastar con otras treinta voces. Creo que es más difícil. El próximo día 16 realizaremos un festival en San Pablo dedicado a un coralista de 90 años. En cualquier caso, también regresé en octubre a otra formación, “Musical 70”.



A estas alturas, ¿cuáles son las cosas que le motivan para seguir cantando?

Actuamos mucho en festividades, maios, magostos, asociaciones de vecinos y sobre todo en geriátricos de toda la comarca. Para mí lo más agradable es ver la cara de alegría de toda esa gente que vive en esos lugares por circunstancias. Esa satisfacción la palpamos en el ambiente, y no tiene precio.