GRUSHENKA

GRUSHENKA

Editorial:
UNO EDITORIAL
Año de edición:
ISBN:
978-84-17055-20-2
Páginas:
112
Encuadernación:
paperback
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana

9,00 €
Comprar

Ese curso inolvidable se acabó con los sentimientos de todos a flor de piel. Nos habíamos tomado las cosas demasiado a pecho, sobre todo yo. Cualquier experiencia era una aventura. Cualquier novedad, una revelación. Pero una decepción podía convertirse en una traición. Y yo me sentía traicionado.» Traición, amor, deseo, crueldad y derrota. Las historias de este libro son cortometrajes que proyectan secuencias de personajes soñadores, desterrados del éxito, resignados del dolor, estafados de la vida. Personajes que se acuestan felices y amanecen desvalidos, que tras la resaca de sus sueños se despiertan en la cuneta de la Historia. Y que, a pesar de todo, han sido testigos de gestos de valor y de amistad que recuerdan con nostalgia. Un grupo de adolescentes que descubre el gusto por la literatura, una vuelta a Mallorca en bicicleta, un interrogatorio en una comisaría, una molestia física que te cambia la vida, una mujer engañada y explotada, la vida familiar de un compañero de trabajo, una mujer que comparte mantel con su padre anciano y una pareja de jóvenes que decide visitar los lugares donde murieron dos escritores. Estas son las ocho historias que componen Grushenka, el primer libro de relatos de Javier Campillo.

Javier Campillo (Palma, 1967) no es escritor. Es un bibliotecario que escribe. Licenciado en Historia y diplomado en Biblioteconomía y Documentación, ha vivido, por razones profesionales, en Túnez, Italia y Francia, país donde reside desde 2004. Se volvió un tipo peligroso, intelectualmente hablando, cuando, a la edad de seis años, recibió su primer carné de biblioteca en una época en la que las cajas de ahorros financiaban bibliotecas y no burbujas inmobiliarias. Desde entonces no ha dejado de ser un lector y un ciudadano agradecido. Agradecido sobre todo a sus profesores que le obligaron a leer La Peste de Camus, le explicaron el imperativo categórico de Kant, lo llevaron al teatro, y lo iniciaron en el cine de Woody Allen y los Monty Python. Consciente de que durante los últimos treinta años puede haber leído por encima de sus posibilidades, ha decidido invertir (su tiempo) en otra burbuja (la literaria) en una época (la actual) en la que la lectura está devaluada y la escritura sobrevalorada. De ese deseo de contar historias nace Grushenka, su primer libro relatos.

Javier Campillo