LA RUTA DEL SEGUNDO VIAJE DE DON QUIJOTE DESDE TIERRAS MANCHEGAS A ANDALUCÍA

LA RUTA DEL SEGUNDO VIAJE DE DON QUIJOTE DESDE TIERRAS MANCHEGAS A ANDALUCÍA

Editorial:
PUERTOLLANO EDICIONES
Año de edición:
Materia
BIOGRAFÍAS
ISBN:
978-84-89287-39-6
Páginas:
160
Encuadernación:
CARTONÉ
Disponibilidad:
En stock

15,00 €
Comprar

Un trabajo literario, publicado por Ediciones Puertollano, donde se recrea el itinerario que pensó Cervantes para sus héroes, centrado en los caminos que él recorrió habitualmente.

La ruta es lógica, continua y precisa, como la de cualquier viaje, con una estrategia geográfica real y muy definida que se extiende desde la Mancha hasta Andalucía y en la que el autor del Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, va ubicando y narrando aventuras que quizás también presenció.

Se deduce, al mostrar una ruta tan detallada, que no hay ni saltos, ni imprecisión geográfica en el itinerario del segundo viaje de don Quijote, aunque para ello además de estudiar la ruta documentalmente, se ha tenido que patear el terreno al igual que lo hicieron D. Quijote y Sancho.

Autodescripción del autor

José Arias Mora, nacido en Puertollano (Ciudad Real), en algún momento del día 19 de mayo de 1951. La hora no la sé, pero mis padres me decían que nada más nacer se produjo un terremoto.

Casi eterno estudiante, empecé en la escuela de cagones con cuatro años y de entonces todavía recuerdo el aviso de mi madre cuando salía por la puerta: “Ten cuidado con las mulas de la panadería”, y supongo que acabé con 60 años, a los que conseguí el Título de Grado en Ingeniería Agrícola y del Medio Rural, en la Escuela de Ingenieros Agrónomos de Ciudad Real.

Mi afición a la tierra que adquirí de caminar por ella, provocada por mi padre y mi abuelo, al que veía haciendo “rayas” en los pedazos ayudado por dos mulas y un arado común, y mi profesión como Ingeniero Técnico Agrícola que me llevó a tener amplias relaciones con los planos y con el campo, trajeron la consecuencia de que desentrañar la ruta de D. Quijote y Sancho a Sierra Morena, a través de las pistas que nos da Cervantes, supusiera una gran satisfacción.