PALETOS SALVAJES

PALETOS SALVAJES. CRÓNICAS DE LA MAFIA II

Editorial:
LIBROS DEL KO LIBROS DEL K.O.
Año de edición:
Materia
BIOGRAFÍAS
ISBN:
978-84-17678-06-7
Páginas:
368
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
En stock

18,90 €
Comprar

Sinopsis

Nuevas historias de la Cosa Nostra, la Camorra napolitana, la ‘Ndrangheta calabresa y las agrupaciones criminales surgidas en Roma. Estas páginas son un desfile de capos, arrepentidos, empresarios corruptos, periodistas, jueces matasentencias, fiscales, carabinieri, funcionarios públicos, consejeros, correos, correveidiles, héroes y heroínas que se juegan la vida en la lucha contra el crimen organizado. Un laberinto de nombres y conspiraciones narrado con pulso magistral y adictivo.
El libro en los medios
Paletos salvajes en la columna de Manuel Jabois en El País
08/05/2019

Fotograma de la película "Loro" de Paolo Sorrentino. Fotograma de la película "Loro" de Paolo Sorrentino. En uno de los momentos más oportunos de Loro, la película de Sorrentino traducida (y amputada) en España como Silvio (y los otros),el personaje de Berlusconi pisa un trozo de mierda. Se lo hace saber su nieto, al que el Cavaliere regaña: él nunca ha pisado mierda. El niño le insiste en que lo ha visto con sus propios ojos, y entonces Berlusconi, interpretado por Tony Servilio, enseña al niño su magisterio, algo que volverá a hacer cuando venda al aparato un piso a una señora elegida al azar a través del listín telefónico: la persuasión en su propio beneficio, que siempre necesita ser en perjuicio de los demás. Un superpoder con el cual un hombre consigue no mimetizarse en su época, sino que la época se parezca a él. Solo la idea, tan real como la vida misma, de alquilar un chalé frente a la villa de Berlusconi y llenarla de modelos bailando en fiestas interminables para atraer la atención del Calígula del sexo, sostiene el espíritu de los otros, el loro al que se refiere la película y que señala y desnuda a la clase emergente del berlusconismo: proxenetas, traficantes de cocaína, caras televisivas, viejos amigos de cuando empezaba un hombre, Silvio, que dice preferir que no le “suministren” prostitutas porque quiere “seducir”, que no quiere ver una droga en su casa porque las odia y trata sus televisiones y sus amigos con el cansancio del niño aburrido de sus juguetes. Hay una filosofía impresionante en ese cuadro excesivo que propone Sorrentino y que es la propia biografía de Berlusconi: hacer el mundo a tu imagen y semejanza sin pretender ser tú nada de eso. PUBLICIDAD inRead invented by Teads En Paletos salvajes (Crónicas de la mafia II), el volumen de Libros del K.O. que el periodista de EL PAÍS Íñigo Domínguez publica la próxima semana, se relata uno de los efectos secundarios más agudos del modo de ver el mundo a través de Berlusconi, los medios de Berlusconi y la alegría natural, la felicidad desconsiderada (“yo nunca estoy mal”) de Berlusconi.