SIRENA DE PIEDRA

SIRENA DE PIEDRA

Editorial:
TRES TRISTES TIGRES TTT
Año de edición:
Materia
INFANTIL Y JUVENIL
ISBN:
978-84-949109-6-8
Páginas:
48
Encuadernación:
CARTONÉ
Disponibilidad:
Disponible en 5 días

15,50 €
Comprar

La Sirena de Piedra siempre había estado allí, en la Fuente de los Mares en París, pero sentía que no pertenecía a ese lugar. Un día alguien lanza una moneda a la fuente, pero no pide ningún deseo, y la Sirena de Piedra aprovecha esta oportunidad de hace...





Una sirena aventurera por las calles de París




En París, en la zona sur de la Plaza de la Concordia, hay una famosa fuente de hierro fundido y pintura de oro dedicada al mar. Sobre la llamada Fontaine des Mers, el ilustrador Luciano Lozano ha situado a la pequeña protagonista de esta historia, una sirena de piedra inconformista y aventurera que, pese a vivir en uno de los lugares más bellos del mundo, tiene un sueño: conocer el mar. Tras el éxito de Bea baila, su primer álbum integral que ha sido traducido a cinco lenguas, Lozano regresa de nuevo a las librerías de la mano de Tres Tigres Tristes con Sirena de piedra.






En una de las más concurridas plazas de París, hay dos fuentes dedicadas al agua. Una de ellas, la Fuente de los Mares, recrea con sus esculturas de hierro los colosos del océanos, los peces, los corales y las perlas. En Sirena de piedra, el ilustrador Luciano Lozano ha inventado para ella un nuevo elemento escultórico: una pequeña sirena que pasa sus días y sus noches, las distintas estaciones del año, escuchando historias sobre el mar pero sin conocerlo realmente.

Cuando ella expresa su deseo de ver el mar, a su alrededor todos le advierten: éste es tu hogar, “deberías conformarte con lo que tienes”. Pero la sirena sabe que aquél no es su lugar, que debe haber algo más, y aprovechando un deseo perdido de uno de los paseantes de la plaza, su cola se transforma en piernas y comienza su búsqueda. Haciendo caso omiso de los avisos sobre los peligros del camino, recorrerá París hasta conseguir su anhelo.



Con una ruta real por las calles de la capital francesa, y con un tono narrativo que a veces tiende al humor y a veces a la melancolía, Sirena de piedra reinterpreta, sin pretenderlo, el cuento clásico de La sirenita de Hans Christian Andersen (1837).

“Ella va del mar a la tierra y mi sirena va de la tierra al mar. No lo había pensando. De alguna forma es La sirenita 2.0. Es una sirena de su tiempo, independiente e inconformista, que no le importa lo que piensen los demás, ella hace lo que piensa que tiene que hacer. Está bien actualizar los clásicos con una mirada más contemporánea, aunque éste no era el objetivo en un principio”, cuenta este ilustrador andaluz, afincado en Barcelona.

Lo que sí ha sido intencionado es la mezcla de contrarios, como la levedad de la sirena con el contraste de la piedra de la que está hecha; el concepto de la ausencia -¿existe o no existe realmente la sirena sobre la fuente?- y, sobre todo, el respeto que muestra por los deseos de los más pequeños.

“Creo que un niño o una niña se puede sentir identificado con el personaje de la sirena. En general no se tiene en cuenta lo que quieren en realidad, y muchas veces lo tienen mucho más claro que los adultos. Hay que encontrar el equilibrio entre educar y respetar sus derechos”, argumenta.



Hay una frase que se va repitiendo a lo largo del álbum y que, apenas con una ligera modificación, altera el devenir de la historia. Mientras que la sirena, en su camino, va escuchando la advertencia “el camino es largo y está lleno de peligros”, todo cambia cuando encuentra quien le dice: “el camino es corto y está lleno de aventuras”.

Para Luciano, esta sirena “tiene algo de aventurera y perseverante para conseguir una meta. Es muy inconformista, como yo. No me gusta dar nada por sentado, pensar que las cosas tengan que ser de una sola manera porque siempre han sido así”.

Una de las mayores habilidades de Luciano Lozano como ilustrador es la representación de las figuras humanas y la recreación de los espacios, que también están patentes en este álbum, en el que, no obstante, ha apostado por presentar una perspectiva más espontánea de París.

Tal y como él explica, “me apetecía que fuera una ruta real que a la vez permitiera ver sitios de París y que cualquier la pudiera hacer. También quería que después de estar todo el libro viendo a la fuente con la sirena, cuando la vieras en persona pensaras que le falta algo. En cuanto a estilo, he intentado borrar menos. Quedarme con los primeros trazos y no preocuparme tanto por la perspectiva. Es más expresivo un poco de error y París se reconoce perfectamente”.

El álbum Sirena de piedra llega estos días a las librerías españolas, después de haber sido presentado en la última edición de la Feria de Bolonia 2019.




Sobre el autor



Las manos de Luciano Lozano (La Línea de la Concepción, Cádiz, 1969) tienen magia pero fue sólo hace doce años cuando descubrió que su afición por la ilustración podía ser una profesión. Tras una carrera vinculada al sector turístico en Andalucía, en 2007 se trasladó a Barcelona, cursó un Máster en Ilustración en EINA y, desde entonces, no ha parado de ilustrar para revistas, medios y editoriales extranjeras.

Aunque Luciano suele trabajar como ilustrador para textos ajenos, como El podador de bonsáis (con José Campanari, TTT), Una vaca (con Juan Arjona, A buen paso), Los valientes caballeros (con Fran Pintadera, TTT) y The sun shines everywhere (con Mary Ann Hoberman, Brown YR), ha sido con la editorial Tres Tigres Tristes con la que se ha arriesgado, y con éxito, a convertirse en un autor integral. Si en 2017 publicó Bea Baila, un álbum sobre el respeto a la diversidad que ha llegado a Estados Unidos, Rusia, Francia, Italia y Turquía, ahora ve la luz Sirena de piedra y se lo dedica a sus editores porque, como dice, “ilustrar es un trabajo muy solitario y está muy bien tener un punto de vista objetivo en el que puedes confiar. Editar un libro es un trabajo de equipo”.