SOBRE EL SER Y EL OBRAR

SOBRE EL SER Y EL OBRAR. METAFÍSICA Y ÉTICA LA METAPOLÍTICA, LA TEORÍA DEL DISENSO, LA TEORÍA DE AMÉRICA COMO LO HÓSPITO Y LA DOCTRINA DE LAS VIRTUDES

Editorial:
EAS
Año de edición:
Materia
FILOSOFIA
ISBN:
978-84-949596-2-2
Páginas:
307
Encuadernación:
RÚSTICA
Disponibilidad:
PREVENTA

19,95 €
Comprar

En la presente obra Alberto Buela ha trabajado cuatro temas específicos: la metapolítica, la teoría del Disenso, la teoría de América como lo hóspito y la doctrina de las virtudes.

En mis estudios sobre Federico Nietzsche, ocupó un lugar destacado, como no podía ser de otra manera, el resentimiento, entendido como un deterioro de la capacidad de olvido que muy lejos de ser una mera fuerza inercial impide que la memoria de la voluntad, pieza clave del proceso de hominización, se troque en memoria de las huellas.

En la línea nietzscheana, Buela observa que en la génesis de la moral el resentimiento puede dar lugar a una inversión de la jerarquía de valores. Define el resentimiento, de forma muy original, en términos de una “autointoxicación psíquica” que “deshumaniza al contrincante, abriendo así la puerta al exterminio”.

Pero Buela no se conforma con Nietzsche y recurre a un escrito temprano de Max Scheler sobre el tema, en el cual éste se opone a Nietzsche en varios puntos. Fundamentalmente, en la atribución nietzscheana del resentimiento al cristianismo. Según Scheler, el perdón cristiano no reconoce su filiación en el resentimiento. Nietzsche habría confundido al cristianismo con la moral burguesa de su tiempo, que transformó el amor cristiano en filantropía sentimental […].

Así mismo, en los temas abordados por Alberto en esta obra, nos lleva a cuestiones de metafísica. Buela manifiesta su decidida posición realista, tanto en el terreno ontológico como gnoseológico. Para tal fin se apoya preferentemente en Francisco Brentano, otro de sus pensadores predilectos. Descontado Aristóteles, claro está, cuya filosofía es siempre el sostén final de sus meditaciones.

El autor se encamina hacia la superación de lo que Martín Heidegger llamó “metafísica de la subjetividad” o, lo que es igual, la metafísica moderna, aunque según el pensador alemán ella tenga algunas de sus raíces en un “pasado” más lejano. De ahí el encono de Alberto Buela con el idealismo moderno, centrado en este caso, en la crítica a la “cosa en sí” kantiana.

Silvio Juan Maresca (del prólogo)